TeaCup Lab Logo

Cómo llevar a cabo una investigación de UX con niños: 8 consejos útiles

Paulina Maślona
9 enero, 2023

Admitámoslo, la investigación ya es un reto de por sí. Plantear buenas preguntas de investigación, gestionar las expectativas de los desarrolladores del producto, lidiar con lo imprevisible de todo el proceso... es mucho. ¿Sabes cómo puedes hacerlo aún más difícil? Pon a un niño de 6 años en medio de todo.

Ahora bien, no me malinterpretes, esto no significa que los niños sean peores participantes en la investigación que los adultos. Pero preparar y llevar a cabo un estudio con niños a menudo requiere una preparación adicional, especialmente si no lo has hecho antes. Cuanto mejor entiendas los retos específicos que conlleva este tipo de investigación, más fácil te resultará obtener información valiosa.

En este breve artículo esbozamos algunos consejos útiles que pueden ayudarte a embarcarte en este nuevo viaje.

1. Hazte una pregunta: ¿Con quién quiero hablar realmente?

Ya sabes que quieres hablar con niños, y es de esperar que también tengas una idea de por qué: puede que se trate de un estudio exploratorio para captar la comprensión de los niños sobre un tema concreto, puede que quieras comprobar cómo interactúan con cierta tecnología o incluso probar prototipos de un producto ya existente.

En todos estos casos, lo primero que debes hacer es crear un buen screener, pensando especialmente en la categoría de edad que te interesa. Los niños no son un grupo homogéneo, sus intereses y su forma de interactuar con el mundo cambian constantemente (no creo que tenga que decirte que una persona de trece años no tiene muchas cosas en común con un niño pequeño). Pregúntese: ¿Con quién quiero hablar realmente y por qué este grupo de edad es relevante para mi estudio?

2. No utilices una estrategia única: adapta tu plan de estudio a la edad y madurez de los participantes.

Si ya te has fijado en un grupo de edad determinado, adapta tu estudio a sus necesidades específicas. Mientras que los adolescentes pueden ser bastante receptivos a una conversación de dos horas, los preescolares no lo serán tanto. Recuerda que, cuando se trata de niños más pequeños, es aconsejable no planificar sesiones de más de una hora y considerar la posibilidad de programar pequeños descansos entre tareas (los tentempiés también son una buena idea si no se trata de un estudio a distancia: ¿A quién no le gustan los tentempiés?).

No prepares un guión largo con una lista interminable de tareas, ya que es muy posible que no llegues ni a la mitad. Cuando pienses en el guión, ten en cuenta la corta capacidad de atención de los niños más pequeños y adapta el lenguaje que utilices a su nivel de edad.

3. No planifiques una entrevista, sino una cita para jugar.

Hay una razón por la que la investigación con niños suele llamarse playtesting. Como ya se ha mencionado, los métodos que utilizamos con los adolescentes a veces pueden ser similares a los de los "adultos". Sin embargo, cuando se trata del resto de niños, tendemos a basarnos en materiales visuales, gamificación y/o animamos a los niños a dibujar, moverse e interactuar de la forma en que suelen hacerlo cuando juegan.

Hay muchas razones para este enfoque. Obviamente, queremos que los niños participen en el proceso para no perder su interés en el estudio y también para que se sientan lo más cómodos posible en una situación nueva y extraña. Además, los elementos visuales, los juegos y los pequeños ejercicios ayudarán a los niños a encontrar la forma de responder incluso a preguntas abstractas (véase el punto 5).

4. Haz que tus participantes sientan que te importan.

Siempre es importante cómo empiezas una sesión, pero mucho más cuando se trata de niños. No hace mucho vi a mi colega hacer una prueba de usabilidad con una niña de 6 años. Tras decirle a la niña su nombre, procedió a preguntarle por sus asignaturas favoritas, sus aficiones e incluso la fruta que le gusta. "¿Te gustan las sandías? ¡Oh, eso significa que probablemente has comido muchas ahora durante el verano! Qué suerte tienes!". La niña sonrió: este extraño adulto no sólo era un ser humano bastante agradable, sino que estaba realmente interesado en lo que tenía que decir.

Esto es lo que llamamos crear compenetración: tenemos que hacer que el participante se sienta cómodo y asegurarnos de que entienda que sentimos curiosidad por sus opiniones*.

*Además, puedes aprovechar este momento para jugar a un pequeño juego para romper el hielo o preguntarles cuánto esperan divertirse hoy. En el caso de los niños pequeños, una ayuda visual como el "Smileyometer" disponible en Child Computer Interaction UX Playbook puede ser de gran ayuda (puedes repetir la pregunta después de la sesión).

5. No tengas miedo al silencio (pero prepara los recursos adecuados para ayudar a los niños a expresarse).

En la mayoría de los casos, esto no significa que hayan terminado de hablar y, si interrumpimos, podemos perder algunas ideas interesantes. También es cierto en el caso de los niños, sobre todo porque pueden necesitar más tiempo para procesar una tarea.

Pero también es cierto que a los niños les cuesta expresarse, sobre todo si se les pide que hablen de algo abstracto. Hay técnicas sencillas que pueden ayudarte a dar a los niños algunas opciones entre las que elegir sin dirigirles demasiado. Una de ellas es el juego de los adjetivos, en el que, en lugar de preguntar, por ejemplo, "¿Qué te ha gustado de este libro?", le presentas al niño una lista de adjetivos que puede utilizar para describirlo.

6. Mantén a los padres a raya (o, si no, mantenlos ocupados).

Para los niños más pequeños, tener a los padres cerca durante la sesión puede ser tranquilizador. Por desgracia, a veces los padres intentan desempeñar un papel más activo, sobre todo cuando ven que su hijo tiene dificultades. Es la peor pesadilla de un investigador que un adulto empiece a explicar cosas al joven participante durante la sesión. Por eso siempre es importante hacer hincapié en lo que realmente se espera del adulto. Intenta recordarles amablemente que interferir puede afectar a los resultados finales del estudio. Si es necesario, incluso puedes buscarles algo que hacer.

En este evento virtual sobre playtesting organizado por la Children's Media Association, Courtney Wong Chin, Directora de Learning Insights & Design en Nickelodeon, comparte consejos de su propia experiencia: a menudo pide a los padres que observen a sus hijos y le comuniquen después de la sesión si han observado algo digno de mención, tal vez momentos en los que su hijo estaba especialmente interesado o, al contrario, aburrido. Este enfoque mantiene ocupados a los padres y ofrece a la investigadora otra perspectiva con la que trabajar.

7. No hagas sentir a tus participantes que les estás poniendo a prueba.

De nuevo, este es un clásico. "No te estamos poniendo a prueba a ti, sino al producto", repetimos en casi todas las ocasiones. Debes tener en cuenta que los niños son especialmente sensibles a los juicios; al fin y al cabo, reciben notas en el colegio, puntuaciones en los juegos, valorar su rendimiento forma parte de su vida cotidiana y puede que les cueste entender que eso no es lo que quieres hacer. Además, pueden frustrarse bastante cuando sienten que no lo están haciendo lo suficientemente bien.

¿Cuál es una buena respuesta en este caso? Dedica tiempo a explicar a los participantes qué es realmente la investigación de UX, idealmente compartiendo ejemplos. En el estupendo juego de herramientas Playtest with kids, investigadores experimentados proponen el método Feedback story.

Prepara una breve charla con elementos visuales para mostrar a los niños cómo cambiaron productos anteriores en función de los comentarios de otros niños. Muestra cómo era un prototipo de producto anterior, uno o dos ejemplos de opiniones específicas de niños y un nuevo prototipo de lo que los diseñadores cambiaron en función de ellas.

De este modo, los participantes entenderán que no estás allí para ver lo bien que lo hacen, sino todo lo contrario, para pedirles ayuda. Sentirán que pueden mejorar algo para que otros niños lo disfruten: si eso no es ser un héroe, ¡No sé lo qué es!

8. Encuentra formas ingeniosas de descubrir las verdaderas opiniones de los niños.

Por último, hay muchas razones por las que los niños pueden no ser sinceros contigo sobre sus opiniones. Al fin y al cabo, aunque lleves muchos materiales de colores e intentes hablar con los niños a su nivel, tú no eres uno de ellos: esta relación siempre estará desequilibrada. Puede que tengan miedo de decirte lo que realmente piensan porque eres un símbolo de autoridad, o -lo que es realmente habitual- sólo quieren complacerte para que no te decepciones.

Por eso, preguntar a los jóvenes participantes si les gusta un producto no siempre nos va a dar una respuesta sincera. Lo que se puede hacer, y es otro gran método de Playtest con niños, es preguntarles si creen que el producto que acaban de probar es para niños de su edad, más pequeños o quizá más mayores. En la mayoría de los casos empezarán a explicar por qué creen que no es bueno para ellos sin pensar que pueden herir tus sentimientos.

Éstos son sólo algunos consejos para empezar, pero hay mucho más que aprender sobre la investigación con niños. Por suerte, cada vez disponemos de más recursos realmente útiles elaborados por expertos en la materia; a continuación encontrará algunos de ellos:

Child Computer Interaction UX Playbook - métodos y técnicas interesantes

Playtest with Kids Toolkit - no es sólo un conjunto de herramientas preparadas por expertos en investigación, sino un sitio web lleno de recursos útiles y casos prácticos

User Research with Kids: How to Effectively Conduct Research with Participants Aged 3-16 - Libro de Thomas Visby Snitker

¿Listo para mejorar la experiencia de tus usuarios? ¡Hablemos!
Las respuestas que buscas, a tan solo un clic.
Contáctanos ->
TeaCup Lab Logo
TeaCup Lab is a user experience consultancy agency founded in Madrid in 2016. We specialize in User Research & User testing for global brands.
Copyright 2019-2023 TeaCup Consulting SL

Contact us

TeaCup Lab 
Calle Jaén 2, 1ºG
28020, Madrid, Spain
+34 910 59 21 36
hola@teacuplab.com