TeaCup Lab Logo

La importancia de integrar la accesibilidad a nuestros diseños

Laura Abad
29 marzo, 2023
Est. Reading: 8 minutes

Imagínate estar un día en tu cocina cocinando con unos amigos. Abrís un vino, charláis mientras se preparan todos los ingredientes. Siempre, al igual que en las cocinas de un restaurante, hay alguien que coge el rol de chef mientras que los demás esperan sus órdenes; “ Tú corta las zanahorias.” “Ten cuidado que no se pegue en la cazuela”. “Ya estamos terminando, creo que alguien debería tostar el pan”. Todos tenemos esta imagen en la cabeza ¿Verdad?. Pues bien. Hace unos días, en esta misma situación yo decidí tomar el mando, y por supuesto, pedí a uno de mis amigos cortar y tostar el pan:

–  ” David, mira a ver, ya estamos terminando ¿Puedes ir cortando el pan? Creo que ya sabes donde está la tostadora.”

–  ” Sí claro, me pongo a ello.”

Al poco tiempo me grita (Sí, tuvo que gritar, la cocina es grande y éramos demasiados, con lo fácil que había sido la tarea).

–  ” Tío, es fácil hay dos botones. Uno verde y uno rojo. Adivina.” 

Su cara al instante cambió, y la mía en cuanto vi su reacción también. Sólo pude gritarle – porque claro, el ruido no se había ido – ¡Perdón! y poner cara de arrepentimiento  ¿Os podéis hacer una idea de porqué le pedí perdón y me avergoncé? David es (sonido de tambores) DALTÓNICO. Y ahora adivinad vosotros ¿Qué colores confunde? ¡El rojo y el verde! Metedura de pata, y creedme no es la primera vez.

Esta situación,- aunque no fue la primera vez que pasaba por mi cabeza – me hizo reflexionar acerca de cómo el diseño, que nos rodea en cada una de las tareas de nuestro día a día, condiciona la vida de muchas personas. En este caso, algo tan fácil para la mayoría como es elegir entre el rojo y el verde, encender y apagar, fue un problema para David. Siempre pienso ¿De verdad que a nadie se le ocurrió que esto podría ser un problema para una persona daltónica? (es cierto que siempre lo pienso, una pequeña obsesión con el color) Claramente, a nadie se le ocurrió.

Ahora bien, esta situación simplemente ha sido un ejemplo de cómo personas con diversidad funcional pueden verse envueltas en circunstancias problemáticas por culpa de un diseño no accesible o inclusivo.

En este artículo os explicamos porqué es importante pensar en todos a la hora de diseñar y cuáles son algunas de las prácticas que podéis llevar a cabo en los procesos de diseño si queréis que vuestros productos sean accesibles para la mayorías de las personas.

Investigar para la mayoría

Sabemos que hay tantas personas como colores en el mundo, en realidad no, hay muchas más personas que colores. ¿Qué relación tiene esto con el diseño de un producto? Al ser tantos con tantas características diferentes es entendible que un producto no pueda ajustarse a las necesidades de todas las personas. Esto no quita a que sí sea posible que se tengan en cuenta, al menos, las características de las personas que van a utilizar dicho producto (DCU), ¿Se tiene en cuenta a todos los potenciales usuarios?  Es fácil creer que la mayoría de los usuarios tienen características similares, pero esta no es la realidad.

Hay muchas veces que los equipos de diseño no piensan en cómo las personas con características diferentes, personas con diversidad funcional y potenciales usuarias, pueden interactuar con sus productos.  La realidad es que dentro del target para el que diseñamos se encuentran también personas con diversidades funcionales, ya sean visuales, auditivas, motrices o cognitivas. Nos vamos a centrar en cómo tener en cuenta a estos grupos desde el inicio de nuestro proceso.

Ahora sólo me viene a la mente un cosa, o bien estas personas no van a o poder utilizar el producto / van a necesitar mucha ayuda (como David) o bien podríamos tener más presencia de ellas a la hora no sólo de diseñar, sino de investigar y testar.

Dentro del target para el que diseñamos se encuentran también personas con diversidades funcionales, ya sean visuales, auditivas, motrices o cognitivas. Nos vamos a centrar en cómo tener en cuenta a estos grupos desde el inicio de nuestro proceso.

Para empezar es importante tener presente que, al igual que las personas sin diversidad, el hecho de contar con capacidades diferentes no es sinónimo de que todas respondan de la misma manera ante la interacción con un producto o ante la ejecución de una tarea.

Por ello, es necesario no caer en la trapa de que una persona con diversidad puede contar por todas. Tenemos que ser conscientes de no tomar decisiones de diseño basándonos sólo en un usuario.

Hay un segundo factor importante a la hora de querer  involucrar a estas personas a nuestras investigaciones. Siempre hay una primera vez para todo y en este caso, esto sí marca la diferencia. Dependiendo de la diversidad que el usuario tenga será necesario, en el caso de realizar un test de usabilidad por ejemplo, considerar cuáles son las estrategias adaptativas que este usuario utiliza a la hora de usar un producto, al igual que conocer qué tecnologías asistidas utiliza y dejar que se familiarice con el producto para que podamos recoger datos similares a los de una persona sin diversidad.

Cómo hacer de un proceso de diseño CDU un proceso inclusivo

¿Quiénes son nuestros usuarios?

Para poder tener presentes desde un inicio a personas con diversidad funcional podemos utilizar herramientas que nos ayuden a contextualizar quiénes son nuestros usuarios.

Los grupos de perfiles de usuarios y las personas nos ayudarán a crear una imagen sobre ellos.

  • Grupos de perfiles de usuarios: Describir cuáles son las características de los usuarios del producto (a qué se dedican, la frecuencia de uso del producto, de dónde son, el ambiente en el que viven, entre otras). En este caos es recomendable añadir los factores específicos que impactan en una persona con diversidad pensando que ellas también pueden utilizar el producto. Por ejemplo, no dar por hecho que una persona ciega no va a utilizar una app RRSS.
  • Personas: Hipotéticas arquetipos que representan a personas reales durante el proceso de diseño. Incluir varias Personas con diversidades funcionales diferentes ayudan a tenerlas siempre presentes. Para crear esta herramienta necesitamos incluir consideraciones relacionadas con la accesibilidad y descripciones de posibles condiciones limitantes en el uso del producto.

¿Cómo pueden utilizar el producto?

Tener una imagen de cómo estas personas pueden utilizar el producto nos ayuda a focalizarnos en los posibles problemas de uso.

  • Análisis del workflow: Nos ayuda a definir las tareas del proceso, cuáles son los pasos que un usuario da para completar una tarea. Para ello podemos observar cómo personas con diversidad utilizan el producto. Esto no tiene porqué ser necesariamente dentro de la investigación. Sirve para entender su comportamiento u estrategias adaptativas.
  • Senarios: Es la descripción de una persona utilizando un producto para alcanzar un objetivo. Para ellos se utilizan narrativas que cuenten las historia describiendo una tarea o varias. Incluir la accesibilidad dando detalles de cómo una persona en condiciones limitadas interactúa con un producto usando estrategias adaptativas, habitualmente incluyendo tecnología asistida.

¿Cómo se puede testar el producto?

En este caso para testar si un producto es accesible o no se pueden usar varías técnicas que ayuden a encontrar los problemas de usabilidad a la hora de utilizar un producto. 

  • Estándares y guías: herramientas de evaluación de la accesibilidadAyudan a asegurarse de que abordas todos los problemas que atañen a personas con limitaciones funcionales. Existen estándares de accesibilidad  para diferentes productos. Debemos tener en cuenta que el objetivo no es comprobar si el producto es accesible o no si no hacer de él un producto accesible.
  • Evaluación heurística: Un profesional de la accesibilidad debe juzgar la accesibilidad y usabilidad según unos elementos de diseño conforme a unos principios de usabilidad.
  • Técnicas pantalla: Nos sirven para identificar las barreras potenciales de un producto. Para esta técnica es necesario tener en cuenta las estrategias adaptativas, los dispositivos de asistencia y las tecnologías asistidas. Hay que tener en cuenta que no son simulaciones de una limitación ya que estás no recrean las experiencias reales que una persona con diversidad. Las personas con diversidad consiguen, normalmente, hacer las tareas con mayor facilidad que esta técnica ya que están acostumbradas.
  • Test de usabilidad: ya todos conocemos esta técnica por lo que no podía faltar. Gracia a esta técnica podemos obtener datos tanto cualitativos como cuantitativos del rendimiento de nuestros participantes. Si incluimos participantes con diversidad es muy necesario tener en cuenta los workflows relativos a la accesibilidad, aunque hay que tener en cuenta que no podremos evaluar todos los problemas, sí podremos comentar con estas personas. Para ello necesitamos:
    • Contar con participantes que tengas diferentes diversidades funcionales. Recuerda uno no es muestra de todos. Hay muchas características que pueden impactar en el uso del producto (cuándo se adquirió la diversidad, permanencia, etc)
    • Pedir think – out – loud con alta interación por parte del moderador.
    • Ser más laxo en algunas tareas o ayudar en algunas tareas que en estos casos pueden ser barreras más altas.
    • Tener un contexto para poder conocer cuáles son los errores más comunes debido a problemas de accesibilidad.
    • Es necesario entender que puede haber  un solapamiento entre usabilidad y accesibilidad. Tenemos que saber que los usuarios con diversidad también comenten los problemas de usabilidad generales que pueden cometer el resto de usuarios. Por ello es importante realizar otras técnicas como revisión de experto o evaluación heurística. 
    • Hacer varios test involucrando diferentes diversidades ayuda a encontrar muchos problemas.
    • Siempre focalizarse en el usuario objetivo. Si ya conocemos que el producto va a ser utilizado por personas con sordera involucrar más porcentaje de esas personas.

Utilizar una tostadora

Estos son algunos de los de los consejos que podéis seguir para hacer de vuestro producto un producto más accesible.

Si volvemos a mi cocina, con mi amigo David y la tostadora, sabiendo de antemano qué los diseñadores han seguido un proceso de diseño inclusivo y universal ¿Pensáis que me tendría que haber pedido ayuda?

– ” David, mira a ver, ya estamos terminando ¿Puedes ir cortando el pan? Creo que ya sabes donde está la tostadora.

–  ” Sí claro, me pongo a ello.”

Al poco tiempo me grita (Sí, tuvo que gritar, la cocina es grande y éramos demasiados, con lo fácil que había sido la tarea). 

–  ” Oye Laura, ¿Cómo funciona tu tostadora? Ah! espera! Hay un botón con un On y el otro con un Off 

Si quieres tener más información

¿Listo para mejorar la experiencia de tus usuarios? ¡Hablemos!
Las respuestas que buscas, a tan solo un clic.
Contáctanos ->
TeaCup Lab Logo
TeaCup Lab is a user experience consultancy agency founded in Madrid in 2016. We specialize in User Research & User testing for global brands.
Copyright 2019-2023 TeaCup Consulting SL

Contact us

TeaCup Lab 
Calle Jaén 2, 1ºG
28020, Madrid, Spain
+34 910 59 21 36
hola@teacuplab.com