Los 10 principios heurísticos de Nielsen explicados con ejemplos

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los 10 heurísticos definidos por Jakob Nielsen y Rolf Molich son buenas prácticas que se pueden aplicar al diseño de interfaces para evaluar su usabilidad.
Se trata de principios basados en la observación de usuarios reales y de los problemas a los que se enfrentan a la hora de utilizar cualquier tipo de interfaz.

Son pautas genéricas, que llevan siendo utilizadas durante muchos años (la primera versión es del 1989 y la última actualización de 2005), pero aún así siguen siendo un instrumento hoy en día válido para detectar problemas de usabilidad.

Si estás interesado en profundizar en cómo utilizar los principios heurísticos para evaluar la usabilidad de un producto digital, puedes leer nuestro artículo «Qué es un análisis heurístico y como usarlo para analizar tu producto digital«​

1. Visibilidad del estado del sistema

El sistema debería proporcionar información sobre su estado al usuario, para que este pueda tener el control sobre lo que está pasando en la pantalla y, por ejemplo, no interpretar como un error aquellos momentos de pausa dónde el sistema está procesando la información. 

Ejemplo: Cuando descargamos una aplicación en el App store o en el Play store, la interfaz de la tienda nos indica de manera clara a través de una barra de progreso que la app se está descargando y cuánto queda para tenerla disponible.

2. Correspondencia entre sistema y mundo real

El sistema tiene que hablar el lenguaje del usuario con conceptos familiares a él o ella y siguiendo las convenciones del mundo real. La información debería presentarse de forma lógica al usuario.

 

Ejemplo: la app de brújula de iOS está diseñada para parecerse a una brújula de verdad. De esta manera el usuario puede aplicar lo que ya sabe por su experiencia en el mundo real sobre cómo funciona el objeto y no tiene que aprender algo nuevo antes de usarla

3. Control y libertad para el usuario

Los usuarios pueden cometer errores y por eso ninguna acción que el usuario pueda llevar a cabo en una interfaz debería ser irreversible, sobre todo aquellas que pueden tener consecuencias negativas para el usuario mismo.
Por esta razón no solo es buena práctica pedir confirmación antes de realizar acciones que puedan tener un cierto impacto, sino también permitir al usuario deshacerlas o cancelarlas.

Ejemplo: Poder recuperar un email borrado por equivocación es un ejemplo de acción que permite al usuario tener el control sobre lo que está pasando

4.Consistencia y estándares

El sistema tiene que seguir unas normas coherentes y las convenciones de la plataforma para que el usuario pueda prever cómo interactuar sin necesidad de preguntarse cómo hacerlo o aprender nuevas acciones.

Los usuarios son también usuarios de muchos otros productos digitales. Nuestro producto debería recoger todos aquellos estándares establecidos al que nuestros usuarios ya están acostumbrados.

Ejemplo: El icono de la lupa y del menú, por ejemplo, son (casi) universalmente reconocidos y no tendría sentido usar otros que los usuarios no entenderían.

Dentro de una misma interfaz también es importante ser consistentes y tratar de la misma manera los elementos idénticos para favorecer su comprensión.

Por ejemplo, utilizar el mismo formato para las acciones principales de la interfaz o llamar el mismo elemento de la misma manera siempre y no de forma distinta según la página.

5.Prevención de errores

El sistema no tiene que favorecer el error por parte del usuario. Al contrario, tiene que intentar prevenirlos de todas las maneras posibles.

5.prevención de errores

Ejemplo: La pantalla de selección de destinos de Ryanair no permite a los usuarios seleccionar un país al que no se pueda volar desde el origen seleccionado.

6. Minimizar la carga de memoria de los usuarios (reconocer mejor que recordar)

El sistema debería ayudar a los usuarios reconocer los elementos de la interfaz sin la necesidad de analizarlos cada vez al detalle, gastando más energías y tiempo.

Ejemplo: El listado de álbumes de Spotify enseña también la miniatura de la portada para que sea más fácil reconocer los discos y uno no tenga que leer los títulos cada vez que quiere escuchar algo.

7. Flexibilidad y eficiencia de uso

Esta buena práctica indica que el sistema debería proporcionar al usuario distintas maneras de llegar al contenido, aceleradores y acciones personalizadas. 

Además, el sistema debería amoldarse a la manera de trabajar de ambos usuarios expertos y novatos, sin penalizar a ninguno de los dos. 

Ejemplo: Los muchos filtros de Amazon son un buen ejemplo de este heurístico. Los usuarios pueden encontrar el producto que desean de muchas maneras distintas según sus necesidades, sus prioridades y su manera de navegar.

 

8.Diseño estético y minimalista

No se debería incluir en la interfaz información poco relevante o poco utilizada, sino solo los elementos necesarios para la acción que se va a llevar a cabo. Esto permite tener interfaces más sencillas de usar y que permite al usuario enfocarse en lo importante. 

Ejemplo: En la versión de Google Maps de la imagen de arriba podemos ver cómo las distintas opciones de la app están o ocultas en los menús o en áreas menos visibles de la interfaz. La gran mayoría del espacio está ocupado por el mapa, que es el elemento que realmente importa. Versiones sucesivas han ido añadiendo más elementos, haciendo la interfaz un poco más compleja, probablemente debido al hecho que el uso que hacen los usuarios de Maps ha ido evolucionado con el tiempo.

9.Ayudar a los usuarios a reconocer, entender y corregir los errores.

Aunque hagamos de todo para aplicar el cuarto heurístico e impedir que los usuarios cometan errores, estos siempre pueden ocurrir.
Si esto pasa, es importante que el sistema ayude al usuario a entender lo que ha pasado y a solucionar el problema con el mínimo esfuerzo posible.

Ejemplo: Los mensajes de error tienen que indicar claramente los errores,  sus causas y cómo subsanarlos. Mensajes específicos como “Insertar una contraseña de por lo menos 8 caracteres” son siempre preferibles que mensajes genéricos como “contraseña no válida” 

En la imagen de la derecha, el sistema no se limita a indicar que los servicios de localización están desactivados, sino también enseña un acceso directo para activarlos.

10. Ayuda y documentación

La interfaz debería siempre proporcionar ayuda y documentación para el usuario. Tiene que ser fácil de encontrar, estar centrada en las tareas y en los pasos a realizar y no ser demasiado extensa.

Ejemplo: La app de AirBnB pone a disposición de los usuarios distintas opciones de ayuda y contacto.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más de nuestro blog