Por qué no involucrar a personas cercanas en tu investigación con usuarios

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Utilizar a conocidos como participantes de una investigación es un recurso bastante común, sobre todo en entornos pequeños que no tienen presupuesto para investigar. Sin embargo, también es una práctica que puede provocar más daños que beneficios para nuestro producto.

Nuestros conocidos no están libres de sesgos

En primer lugar, involucrar a conocidos implica preguntar acerca de nuestro producto o proyecto a alguien que más probablemente no podrá ser completamente sincero acerca de su experiencia. La historia del diseño está llena de productos que obtienen un éxito arrollador entre familiares y amigos para luego estrellarse una vez lanzados en el mercado.
La razón es sencilla: es muy complicado que alguien que tenga alguna conexión con el responsable del producto (y también con el researcher) pueda proporcionar un feedback sin sesgos: más probablemente todo lo que verá le parecerá estupendo y un match perfecto con sus necesidades.

En algunos casos, incluso podrían llegar a conocer de antemano al producto o estar involucrados con la empresa que lo ha ideado. ¿Os imagináis a empleados de una empresa proporcionar feedback negativo sobre un producto de la casa? Nunca va a pasar, o por lo menos, nunca va a pasar tanto como debería.

También debemos tener presente quienes son nuestros contactos. ¿Se trata de usuarios potenciales o reales de nuestro producto? ¿O nos conformamos con cualquiera que pueda darnos una opinión, no importa si no saben de qué va el producto o que podrían llegar a no usarlo siquiera? En este último caso estaríamos cometiendo un grave error que nos podría llevar a tomar decisiones equivocadas.

Expertos VS usuarios reales

Cuando hablamos de contactos profesionales, la cosa se complica.
Si pensamos en Linkedin, por ejemplo, podríamos estar conectados con potenciales usuarios que no tengan necesariamente una relación muy estrecha con nosotros.

Pero también debemos tener en cuenta que, como researchers, muchos de nuestros contactos serán también profesionales relacionados con el mundo de la UX. De la misma manera que no queremos involucrar a usuarios que no estén entre el target potencial de nuestro producto, tampoco debemos hacerlo con los expertos, que tienen una visión sobre le mismo muy alejada del usuario final.
A menos que nuestra investigación esté dirigida específicamente a profesionales, por supuesto.

Algunas excepciones

¿Cuándo, entonces, podemos invitar a gente cercana a tomar parte en nuestro research? Creemos que en muy contadas ocasiones y con muchos “peros”.

Por ejemplo, si estamos investigando la actitud de la población general sobre un determinado asunto, podemos enviar el enlace a nuestra encuesta también a ellos. Sin embargo, teniendo en cuenta que los grupos de amigos a menudo son muchos más homogéneos en cuanto a creencias que la población general, esto podría sesgar los resultados.

Por último, los problemas de usabilidad son menos susceptibles de sufrir el sesgo de cercanía con el researcher (al final, si no soy capaz de usar una interfaz, no voy a aprender a hacerlo de repente por amistad).

En resumen..

Hacer investigación de la manera correcta es fundamental, ya que los hallazgos tienen un impacto muy grande en los productos y en los mismos usuarios.

La calidad de los participantes es una de las claves que nos permite alcanzar el éxito de la investigación y, a la vez, uno de los aspectos que a menudo se debería cuidar más. Afortunadamente, tenemos a disposición otras maneras más seguras de encontrar a participantes de calidad para nuestro research.

Comments

Share on activity feed

Powered by WP LinkPress

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Más de nuestro blog