Qué es un análisis heurístico y como usarlo para analizar tu producto digital

Facebook
Twitter
LinkedIn

Un análisis heurístico es un método de evaluación de la usabilidad de una interfaz que, en lugar de involucrar a usuarios reales, como en un test de usabilidad, se basa en un listado de pautas o buenas prácticas llamadas heurísticas.

Durante un análisis heurístico, el examinador, normalmente un experto en experiencia de usuario y usabilidad, revisa la interfaz y determina si esta cumple o no con los principios heurísticos establecidos.

¿Qué heurísticos utilizar?​

Los 10 principios heurísticos de Jakob Nielsen y Rolf Molich son para muchos el estándar en el que basar sus revisiones, ya que han sido los primeros en publicarse y además siguen siendo válidos hoy en día.

Una descripción completa de los heurísticos de Nielsen y Molich, además de ejemplos de los mismos, está disponible en nuestro artículo “Los principios heurísticos de Nielsen explicados con ejemplos” 

Se trata de principios muy genéricos y muchos examinadores prefieren utilizar listados personalizados con más pautas que permiten valorar por separado aspectos más específicos de la interfaz.

¿De dónde nacen los heurísticos?

Es importante subrayar que los principios heurísticos no deberían nunca surgir de la opinión personal del experto. Todos los heurísticos deberían basarse en la observación de usuarios reales y recoger los problemas a los que se enfrentan con las interfaces. 

Los mismos heurísticos de Nielsen y Mólich nacen de haber llevado a cabo una enorme cantidad de tests con miles de usuarios durante años y no de la intuición de sus dos autores.

Cómo analizar los datos de una revisión heurísticas?

En algunos casos los heurísticos se utilizan como un simple checklist aplicado al conjunto de los elementos de una interfaz y los examinadores se limitan a indicar si estos cumplen o no, asignando a la interfaz un porcentaje que indica en qué medida esta cumple con las pautas.

Fuente: Pinterest 

Esta forma de aplicar los heurísticos, sin embargo, poco nos dice acerca de los problemas de la interfaz y sobre cómo solucionarlos si no está acompañada por un trabajo más cualitativo.

La manera ideal de informar sobre los resultados de una revisión heurística debería incluir un análisis de cada problema detectado que se enfoque en entender las razones del problema e, idealmente, proponer recomendaciones.

Al mismo tiempo, es importante que el examinador también asigne una prioridad o importancia a los problemas detectados, para poder guiar a los equipos a la hora de establecer un plan de mejora.

Normalmente, los problemas se priorizan según tres parámetros:

  • Frecuencia: ¿cuántos usuarios podrían verse afectados por el problema? ¿Todos o solo unos pocos?
  • Impacto: ¿Potencialmente, qué consecuencia tendría el problema en la experiencia del usuario? No es lo mismo provocar unas pocas dudas que impedir una compra.
  • Persistencia: ¿Es un problema que aparecería todas las veces que el usuario utilizará la interfaz o solo algunas veces?

Limitaciones y fortalezas de la revisión heurística.

La revisión heurística es una técnica casi siempre más barata y rápida que un test de usuario ya que requiere muy poca preparación y no implica gastos adicionales como el reclutamiento de los participantes.

Sin embargo, no es tan precisa como un test llevado a cabo con usuarios. Aunque permite encontrar un gran número de problemas, siempre habrá unos cuantos más que seremos capaces de detectar solo si testamos con personas.
La razón es sencilla: los heurísticos son aproximaciones basadas en el comportamiento de grupos muy grandes de personas. No pueden bajar al detalle del pensamiento particular de cada individuo. Además, son reglas generales que, aunque se puedan personalizar para interfaces del mismo tipo (p.ej, ecommerce, web de viajes, apps de música) casi nunca están hechas a medida para una interfaz específica.

Además, solo hablando con usuarios reales podremos profundizar en las razones individuales de los problemas que han tenido. Por último, aunque estén asignadas a profesionales expertos, las revisiones heurísticas dependen siempre del factor humano y de la valoración subjetiva del examinador. Lo que es un problema para uno, podría no serlo para otro.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más de nuestro blog