¿Test de usuario con prototipos? Evita estos errores.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Hacer un test con usuarios de un prototipo es una manera rápida y sencilla de encontrar problemas de usabilidad en las primeras fases del proceso de diseño.

Sin embargo, no puedes diseñar un estudio con wireframes de la misma manera en que lo harías con una web activa. Los wireframes son una versión de baja fidelidad de la versión real. Esto significa que tienen limitaciones que pueden afectar en muchos aspectos a los resultados de tu estudio. Incluso pueden llegar a arruinarlo si no tomas algunas precauciones.

Hemos juntado algunos consejos útiles que te permitirán realizar un test con usuarios de un prototipo o unos wireframes evitando los errores más habituales.

No indiques el camino correcto en el prototipo

Tus wireframes tienen funcionalidades limitadas y tus usuarios, probablemente, no podrán ejecutar más que unas pocas tareas que has preparado para el test. Sin embargo, tienes que asegurarte de que esas limitaciones no están sugiriendo al usuario el camino (o las respuestas) a seguir.

Cada elemento del interfaz que sea clicable debe parecer clicable y ser clicable. Incluso aunque no esté enlazado a nada. De lo contrario, los usuarios podrían deducir cómo navegar simplemente observando cómo cambia el cursor del ratón mientras lo mueven por el interfaz.

Esto no significa que tengas que crear un wireframe por cada página que vas a probar. Solo tienes que incluir un enlace, aunque no lleve a ningún sitio, en cada una de las opciones de navegación que tenga tu web.

Si un usuario clica en cualquiera de ellas, podrás decirle que no es un prototipo completamente funcional. Podrás  sugerirle que lo intente de nuevo en otro sitio.

Si estás realizando un test en remoto sin moderación, recuerda enlazar a un página de destino estándar que contenga un mensaje parecido. De esta forma, tus usuarios no creerán que el site está roto ni abandonarán el test. Por cierto, no olvides poner un botón para volver atrás en esa página.

Esta página te será de utilidad si trabajas con una herramienta que permite visualizar la ruta por la que ha navegado cada usuario. Contabilizando cuántas veces vieron esa página podrás descubrir cuántos errores han cometido los usuarios.

Comprueba la compatibilidad de tu navegador

Cuando testas una web puedes confiar en que se va a ver bien en cualquier navegador. Los prototipos en HTML en cambio no están completamente desarrollados. Podrían no estar optimizados para todos los navegadores. Así que, antes de testar un prototipo, asegúrate de que funciona correctamente en el navegador que vas a usar durante la sesión.

Si el test es en remoto, asegúrate de que el prototipo funciona en los navegadores más comunes. O pide a tus usuarios que usen el navegador que sabes con certeza que es compatible con tu prototipo.

Este consejo es especialmente importante cuando se trata de un test con usuarios de un prototipo para un dispositivo móvil. Porque, lo que en un PC puede verse bien, puede mostrarse de forma muy distinta en los dispositivos utilizados por tus usuarios.

Cuidado con los tests A/B

Si estás testando versiones diferentes, asegurate de que ambas permiten a los usuarios hacer las mismas tareas y acceder a la misma información.

Los test A/B con wireframes y prototipos en diferentes niveles de fidelidad deben tomarse con cuidado ya que te ofrecen resultados parciales y engañosos.

Si quieres comparar una web activa con el prototipo en html de la nueva versión (y tienes el tiempo y los recursos para hacerlo) considera la posibilidad de crear también un prototipo rápido de la web activa. De esta forma, podrán testear testen en igualdad de condiciones.

Garantiza el nivel adecuado de detalle

Lo positivo de hacer un test con usuarios de un prototipo es que puedes hacerlo sin necesidad de contar con una interfaz completamente funcional. Y se puede hacer prácticamente en cada fase del proceso del diseño web. Además, los cambios apenas son costosos. Por ello, cada problema de usabilidad que descubras se podrá resolver de manera rápida y sin mucho esfuerzo.

Probar en diferentes niveles significa que puedes usar wireframes más o menos detallados dependiendo de cuándo estás testando y de qué quieres testar.

En los primeros momentos, cuando estás más concentrado en el concepto que en los detalles, te puedes permitir testar con un poco de “lorem ipsum” aquí y allá. Por el contrario, si estás testando un diseño final y quieres encontrar el mayor número posible de errores de usabilidad antes de lanzar tu web, es el momento de ofrecer contenido real a los participantes de tu estudio.

Dos de los problemas más comunes que he observado haciendo test de usuarios son las informaciones pobres y confusas. Probar un diseño (casi) final sin contenido real puede hacer que no detectes los principales problemas de usabilidad.

Somos expertos en User Research. Investigamos con usuarios reales para ayudarte a crear productos usables y experiencias memorables.

¡Háblanos de tu proyecto!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.